6 razones para hacer un Plan de Igualdad

Desde Valoranos ya hemos destacado la necesidad legal de realizar un Plan de Igualdad y, sobre todo, las consecuencias que ello implican, ¡ve a uno de nuestros últimos post para que no te pierdas nada!

La siguiente cuestión a tratar es: ¿cómo hacer de esa inversión algo rentable? O, dicho de otra manera, como rentabilizar un Plan de Igualdad para que se convierta en un documento que protege y ampare a nuestros y nuestras trabajadoras y a la vez sirva como un valor añadido a la empresa: un elemento diferenciador frente a la competencia. 

Desde ya lo adelantamos: es posible convertir esta obligatoriedad legal en toda una herramienta llena de posibilidades y oportunidades para tu empresa. ¿Cómo?  ¡Veámoslas!

Podrás acceder a un distintivo de igualdad en la empresa (DIE).

 Es un distintivo que el Ministerio de Igualdad adjudica a las empresas que desarrollan sus planes de igualdad y muestran un seguimiento oportuno y eficaz que ha regenerado a la empresa y la ha adaptado a los tiempos que corren.

Es decir, tu empresa tendrá una marca de excelencia. Si te interesa saber más sobre los DIE pincha aquí.

Tendrás preferencia en la adjudicación de contratos de la administración pública.

Presentando un plan de igualdad aprobado estarás dando un peso añadido a cualquier propuesta que presentes, y es que con ello estarás presentando un compromiso real de no discriminación y de respeto a la igualdad de oportunidades y de trato lo cual siempre sumará puntos en las ofertas de juicio de valor.

Estarás adaptado a la realidad jurídica actual y garantizaras un buen clima laboral.

Las empresas no pueden vivir al margen del mundo que las rodean: deben regular y prever situaciones que existen y  que se dan en cualquier empresa.

Proteger a tu empresa y a ti es fundamental y un plan de Igualdad es una herramienta eficaz para ello.

Garantizar un 0% de discriminación por razón de género será motivo suficiente para que la confianza y seguridad se multiplique en la plantilla: serán valorados por sus trabajos y su esfuerzo a nivel profesional, ¡no hay nada más objetivo que eso!

Mejorará el compromiso de todas y todos los trabajadores

 Se sentirán beneficiados por las medidas de conciliación y por sentirse arropados por una empresa que actúa previendo posibles discriminaciones y conflictividad en el entorno de trabajo.

La imagen de tu empresa y su competitiva con respecto a otras empresas de tu mismo sector aumentará.

Dicho de otra manera: tu empresa será diferente y siempre que sea comparadas con otras, ¡saldrás ganando!

Le ofrecerás a tu plantilla un modelo competitivo donde el capital humano se revalorizará

Es decir, atraerás el talento y podrás mantenerlo gracias a las condiciones que podrás ofrecerles.

¡Ya no hay excusa para no hacer un Plan de Igualdad!

Y recuerda, si tienes dudas: estamos aquí. 

Comparte esta noticia en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *